El flujo comunicacional que envuelve al mundo contiene un sinfín de informaciones que muchas veces no pueden ser decodificadas correctamente, debido a un emisor inconsciente de los canales propicios para hacer llegar el mensaje de forma efectiva.

En este sentido, es necesario que el emisor al enviar la información escoja el mejor medio para que el receptor o varios de ellos puedan recibirlo y, sobre todo, interpretarlo. De esta manera, podrá existir un feedback oportuno.

En el campo educativo, se hace énfasis en las habilidades que puede adquirir el estudiante mediante el ejercicio de la buena oratorio, ya que a partir de allí, consigue mejorar su discurso y transmitir un mensaje unidireccional. Pero, también, destaca que todo ser humano debe saber escuchar activamente lo que se dice para poder descifrar las intenciones de la información. Sin duda, es un trabajo en conjunto muy necesario.

Sin embargo, para conseguir el éxito en este aspecto se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Control

Tener control de sí mismo, de las emociones y sentimientos para emplear un lenguaje corporal correcto al tono de voz. De esta manera, se logra controlar o calmar la audiencia o el interlocutor.

  1. Conversación

Toda comunicación debe generar un intercambio para así desarrollar una participación activa y efectiva de la información.

  1. Confianza

Generar confianza en las personas que te escuchan a partir de la seguridad al comunicar.

  1. Competente

Preparar y respaldar la información es de sabios y personas competentes.

  1. Coherente

El mensaje que se transmite debe ser coherente y lógico, de esta manera, se consigue transmitir adecuadamente y se crea relaciones de forma natural.

En fin, gestionar la información a partir de la comunicación efectiva es esencial para formar relaciones humanas y por consiguiente, lograr el funcionamiento de sociedades, por ello, es indispensable que la comunicación genere los resultados que se buscan.

Mairim Aliendres