El Coaching es un conjunto de esfuerzos y técnicas enfocadas al equipo humano de una empresa u organización. Está destinado a lograr, a la vez, la eficacia en los resultados, y la motivación y satisfacción personal de los trabajadores, cualquiera que sea su nivel. El coaching es una acción directa sobre las personas, que son los verdaderos autores y responsables de la competitividad empresarial.

¿Cuáles son los instrumentos del Coaching?

Para lograr sus dos objetivos, empresarial y personal, el Coaching empieza desde la selección de las personas, en particular mandos y ejecutivos, que se seleccionan no tanto por lo que saben sino por lo que son. Se estudian criterios de personalidad y se les pone en situación para observar indicadores como: la capacidad de comunicación, las aptitudes frente a la presión o ante el riesgo, la capacidad natural de liderazgo, a trabajar en equipo, entre otros.

El Coaching está enfocado a permitir que las personas den lo mejor de sí mismas, y por eso utiliza la formación, tanto a habilidades concretas – como la dirección de un equipo o la atención al cliente – como el desarrollo personal a través de la comunicación, de la auto-confianza o de la reducción del estrés emocional. Las personas no suelen dejar de hacer las cosas porque no saben hacerlas, sino porque no les apetecen o porque existe algún freno que se lo impide. Por eso el factor motivación es fundamental para lograr resultados. La motivación, como la fe, mueve montañas. El Coaching justifica aquí su nombre (entrenamiento) analizando los frenos a la motivación provocando una nueva situación basada en la motivación personal y grupal.

Por su parte, el coaching sabe que un equipo necesita una organización en la que cada uno conoce y asume los objetivos comunes; implica una disciplina libremente consentida a los procedimientos y normas necesarias para la eficacia del conjunto. Y como nadie lucha tanto por una organización como cuando ha contribuido a crearla, el Coaching ayuda a los miembros del grupo a definirla, estructurarla y a ponerla en marcha.

El Coaching es como el psicólogo del grupo: ayuda a los miembros a afirmar y estructurar la personalidad de la empresa, pero nunca se sustituye a ella. Es directivo en la forma, pero no en el fondo. Aporta metodología y experiencia pero su propósito es ayudar a la empresa a madurar (en el sentido grupal) y desaparecer después de su misión de asistencia.

¿En qué se diferencia el Coaching del Asesoramiento?

El asesor es un especialista en una disciplina empresarial, como las Finanzas, la Producción o el Marketing. El Coaching es un especialista en el funcionamiento de los equipos y en desarrollo personal. Además, el asesor aporta soluciones específicas a un problema, el coach permite que el grupo o el decisor encuentre las soluciones; sus soluciones.

Finalmente, lo que puede ser un buen planteamiento o una buena estrategia para uno puede resultar pésimo o inaplicable para otro. El Coaching evita el problema porque las soluciones siempre son adaptadas al grupo que las ha generado.

Autor:

Manuel Piñate 

@komunicador