Oriana Nuñez

Años de antigüedad han bastado para reconocer los diversos elementos narrativos y literarios en un diario colmado de dibujos animados. Ya sea por su dinámica semi cinematográfica o su valor visionario, su evolución la ha dotado como una gran industria capaz de nutrir a toda una caprichosa y poderosa Hollywood. Es ya un recurso irrenunciable para un sinfín de jóvenes que crecen junto al inteligente desarrollo de sus escenarios, en el que la cultura universal no tiene intención de apartarse de este fascinante mundo literario. 

La respuesta a nivel internacional es igualmente positiva, autores de grandes editoriales acuden encantados año tras año. El cómic es más que un simple medio de entretenimiento, es una de las bellas artes, siempre de plena actualidad. Despojado de inhibiciones y complejos, el cómic avanza con los años dotando a sus lectores de bosquejos enérgicos y, en ocasiones poéticos, dentro de un ritmo cinematográfico impecable.  

Su análisis impreso es propio, un medio de expresión totalmente diferente. Estampado y grabado, proporciona un enfoque e muy útil para comprenderlo a través de un vínculo entre imágenes y texto, permitiendo obtener información visual y gráfica que, lejos de ser muy compleja, se luce por su fácil distinción, llevando a la sociedad a un nuevo tipo de interpretación de mensajes.

Un poderoso mensaje que puede ser mediado por una variedad increíble de interpretaciones, en la que el lector participa desde el momento en que sus dedos deslizan la primera página. Si el héroe decide saltar, el espectador se prepara para alzar vuelo y procura dar su mejor paso. Las motivaciones y necesidades del personaje principal se vuelven suyas, sus ideales ahora residen en su mente y el enfoque crítico no deja de acompañarle en ningún momento, permitiendo que se acostumbre a seguir la continuidad y prepararse durante breves series. 

Páginas a color, encuadernado rústico y formatos dinámicos que se encuentran con valientes personajes, motivaciones sólidas, paisajes misteriosos y una trama capaz de apasionar a cualquiera que eche un vistazo. Argumentos tan poderosos como la diversidad racial, el enemigo que solo puede estar cegado por el poder y la venganza, el maltrato y el muy común bullying, el ideal de una nación, dilemas psicológicos y una lista sin acabar; todos y cada uno de ellos capaces de convivir juntos en un mismo diario. Un mensaje que, sin más que un boceto facial o un oscuro escenario, logran impactar  sin mucho esfuerzo en la sociedad.