Decodificando el ADN de la Marca

//Decodificando el ADN de la Marca

Decodificando el ADN de la Marca

En la actualidad las marcas se ven obligadas a indagar nuevas formas de interpretar sus acciones estratégicas, con el único objetivo de continuar conformando la estructura del ADN que las diferencia de la competencia. Además de propiciar una buena reputación y vínculos de comunicación con sus audiencias.

Construir apropiadamente la estética de la marca convierte a la decisión de compra, en una experiencia sensorial que deslumbra al cliente durante el uso del producto o servicio. Centrar la atención en las competencias esenciales, en la calidad y el valor ofrecido al consumidor no es suficiente para crear un atractivo irresistible. El éxito comercial de reconocidas empresas proviene de su factor de diferenciación en el empleo de signos gráficos basados en la Identidad Conceptual propia; gracias a las cual han creado una impresión general positiva que representa la polifacética personalidad de la marca.

Misión: tu marca necesita un plan estratégico y un manual explicativo sobre el uso de los signos gráficos. Esta guía debe evolucionar gradual y estratégicamente con el tiempo.

Visión: establece el norte de tu marca, teniendo siempre una visión estratégica y apegada a la realidad del camino que deseas recorrer para alcanzar tus objetivos.

Diferenciación: analiza a tus competidores, analiza cuáles de sus estrategias pueden ser adaptadas a tu marca y sobre todo, cuáles son tus ventajas competitivas o elementos diferenciadores.

Alcance: identifica los posibles lugares o plazas donde tu marca pueda establecer un vínculo con sus audiencias.

Imagen: no importa si usa jeans o traje…tu marca debe lucir profesional, consistente y causar una excelente primera impresión entre sus audiencias.

Frescura: visualiza el mercado y el comportamiento de tus audiencias. Publicar contenido nuevo y relevante, mantiene tu apariencia fresca ante tus clientes.

Manejo de Reputación: escucha atentamente a tus audiencias, atiende a sus requerimientos oportunamente y planifica los procedimientos a seguir ante posibles escenarios difíciles.

Confianza: la honestidad y transparencia en el comportamiento de la marca –ante cualquier situación- permitan crear lazos sólidos con tus clientes.

Comunicación: una marca fuerte genera un mensaje constante. Tu voz debe ser congruente con los principios, valores y posición de la empresa.

Creatividad: una marca innovadora utiliza sus ventajas competitivas, valores y relación con sus clientes para diferenciarse de sus competidores.

Posicionamiento: encontrar tu espacio único en el mercado y mantener el ritmo de movimiento es fundamental para tu marca.

Autor:

Yuliana Sequera 

@yulianasequera 

2018-10-09T16:11:11+00:00Edición para Emprededores|