El arte de cambiar vidas con la música

//El arte de cambiar vidas con la música

El arte de cambiar vidas con la música

La música es el arte de expresar a través de melodías y voces, un sin fin de emociones que capten la atención del público. Sin embargo, ¿Es posible que ese arte también sirva como una vía para cambiarle la vida a una persona? Pues, viendo el Sistema de Orquestas que ha sido creado y replicado en distintos países alrededor del mundo, la respuesta es sí, definitivamente la música puede ser el escape a una mejor vida para muchos jóvenes.

El Sistema Nacional de Orquestas fue una idea nacida en Venezuela, pensada y llevada a cabo por el “El Maestro” José Antonio Abreu, hace más de 40 años. Desde su creación, se ha encargado de formar a jóvenes a través de la música, con el objetivo de convertirlos en no solo practicantes de esta disciplina sino en personas con buenos valores, organizados y profesionales íntegros. Este Sistema marcó un antes y un después en la organización social del país latinoamericano, convirtiéndose en una fuente educacional que actualmente cuenta en sus filas con más de 600 mil alumnos a nivel nacional.

¿Qué lo hace tan especial?

El Sistema, es una organización versátil, que a pesar de tener objetivos concretos, su manera de alcanzarlos varía según la zona en que se lleve a cabo. Es así que ha logrado llegar desde los pueblos más pequeños hasta las ciudades más grandes, con la intención siempre de desarrollar una idea musical con los recursos y capacidades que se tengan a disposición. El objetivo trazado no es imponer un estilo de música en un sector; el objetivo es conocer las características de la zona donde se encuentre el Sistema, y hacerlo parte del aprendizaje para mantener viva la esencia y la cultura de cada región.

La forma de educar no es el típico proceso de enseñar y entender, sino que en este caso, el sistema de educación sirve como una especie de espiral, donde al alumno no solo es alimentado de conocimientos musicales, también es formado para saber cómo él mismo puede enseñar lo aprendido a otras personas, y que así, el aprendizaje se siga sembrando al resto.

En lo cognitivo, el formarse en estas orquestas le permite al alumno desarrollar su talento, o inclusive, descubrir otros talentos ocultos. Sin embargo, en lo emocional, el impacto puede ser aún mayor, ya que integrar este Sistema le permite a los jóvenes encontrar una alternativa a los problemas sociales o familiares por los que pudiese estar pasando. En pocas palabras, el Sistema les muestra el camino… a los que se encuentran perdidos.

Dando la vuelta al mundo 

Este núcleo nacido de la idea y sueños de un visionario venezolano, ha sido replicado en distintos países, como: Corea, Japón, Escocia, Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Estados Unidos, entre otros. Estos territorios han sido inspirados por la idea de construir un futuro mejor a partir de una formación metodológica y personal, donde la disciplina, la ética y los valores no sean vistos como algo especial, sino como algo necesario para crecer en todos los sentidos.

Un ejemplo de ello, son los miles de jóvenes integrantes del Sistema, que han tenido la oportunidad de salir de sus hogares y visitar otros países, conocer otras culturas y relacionarse gracias a su propio talento y a las giras realizadas con las diversas orquestas que constantemente son recibidas con respeto, y se terminan yendo de vuelta a casa con aprecio y admiración luego de cada presentación.

Finalmente, y respondiendo de nuevo a la pregunta de que si es posible cambiar vidas gracias a la música… ¡Sí! Esta expresión de arte a través de la música y transformada en un Sistema que educa de manera íntegra a niños y niñas, jóvenes y adultos, sí abre caminos, sí saca sonrisas, sí cumple sueños y, sin duda alguna, sí cambia vidas.

 

Autor:

Ronald Tamayo

2018-10-09T16:11:00+00:00Publicaciones|