El arte, en general, conlleva consigo una impresionante variedad de formas de expresión que puede provocar la admiración de unos y el detrimento de otros. No obstante, cuando una obra consigue mantenerse vigente pese a los comentarios positivos y negativos es porque, sin duda, su esencia sobrepasa cualquier gusto personal, y muestra una expresión tan inigualable que las opiniones estéticas pasan a segundo plano.

Pero ¿qué hace tan especial a estas obras de arte? Pues, se podría decir que la “belleza”. Pero, no una belleza estipulada o estereotípica, sino una belleza artística que refleje la realidad de una época a través de sentimientos trasladados a un lienzo o cualquier otra superficie privilegiada. Aquí te nombraremos algunas de las obras más importantes de la historia, que impulsaron o consolidaron la carrera de sus autores al punto de convertir sus trabajos en la referencia de muchos artistas del presente.

La Mona Lisa

Es, probablemente, la obra de arte más famosa en la mayor parte del mundo y la más importante de su autor, el italiano Leonardo da Vinci. En la actualidad, se encuentra en el Museo Louvre en París. Técnicamente, destaca por su claroscuro y la enigmática sonrisa de su protagonista. Esto último ha sido un tema de discusión durante años, ya que, no todos logran concordar en el hecho de si la mujer retratada está sonriendo o no.

De igual forma, esto no es lo único que el público observa en esta pintura, pues el paisaje de fondo también trae consigo un mar de opiniones, entre las que sobresalen el hecho de que la dama está en un balcón por la lejanía del paisaje, y que dicho paisaje fue pintado con la intención de reflejar a la mujer como la madre tierra y el agua es la fertilidad de la naturaleza.

Guernica

Esta obra de Pablo Picasso es una de las más trascendentales por el tema que refleja. En ella se plasma la tragedia que significó el bombardeo sufrido en la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española. El artista español empezó a
darle forma a su obra tan solo unos días después de los hechos ocurridos.

Sin embargo, al momento de su exposición, no se limitó a reflejar el daño de dicho atentado únicamente, sino que sirvió como símbolo de cada una de las catástrofes sufridas en el mundo por culpa de las guerras. Actualmente, esta pintura es exhibida en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid, España.

La Noche Estrellada

La pintura más exitosa de Vincent Van Gogh, que se encuentra actualmente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Pero ¿Por qué es tan conocida? Bueno, esta obra es una de las más famosas en los tiempos modernos, y esto se debe no sólo al arte reflejado en ella, sino también por el contexto en el cual fue hecha, lo que la hace aún más mágica.

En cuanto a la pintura, se aprecia un paisaje de noche, donde la sensación que prevalece es que no es una noche cualquiera; por el cielo y sus formas giratorias pareciese una noche inquieta e impredecible. Sin embargo, al bajar la mirada al pueblo, se refleja más un tono de tranquilidad. A su vez, como se dijo antes, es importante destacar el contexto, ya que, Van Gogh pintó esta obra en la etapa más complicada de su vida, mientras permanecía en un manicomio, donde residió unos meses antes de su muerte.

El Grito

Esta es una de las obras más interesantes y, hasta cierto punto, más tenebrosas, que ha alcanzado el éxito a través de distintas generaciones. Esta pintura muestra, básicamente, una persona gritando en un puente. Pero, realmente ¿Es solo eso? Ehhh… obviamente no. La pintura creada por Edvard Munch es parte del movimiento expresionista, por ende, en ella se vislumbran emociones como el amor, muerte, desesperación y tragedia.

El Grito te puede asustar, pero al mismo tiempo te puede hacer pensar o incluso confundir, y he ahí una de las claves de su trascendencia, la mezcla de emociones. En este sentido, no cabe duda que, luego de verla por primera vez, es muy difícil que te olvides de esta obra de arte durante toda tu vida.

Finalmente, es importante aclarar que, todas estas obras representan una expresión artística que no se basa solo en una belleza superficial, sino en toda una historia entrelazada al momento en el que fueron pintadas o la razón por la cual fueron hechas. El mundo del arte es inmenso, y es por eso que no cualquiera se puede destacar en él. Para un artista lo importante debe ser realizar el trabajo que le nazca y plazca, sin esperar que prevalezca, pues… eso solo lo decidirá el tiempo y las generaciones que lo precederán.

Autor(a):

Luis Rios