Mantener un buen estado de salud es la meta principal de cualquier persona, pero no todos hacen lo necesario para que esto ocurra. Uno de los aspectos más complicados a la hora de cuidar el bienestar físico propio es elegir una actividad que te ayude a estar en mejor forma y con mayor energía. Por lo general, la gente escoge actividades como correr, ir al gimnasio, rutinas de ejercicios caseras, entre muchos otros. Pero, hay una actividad que lleva ya varios años consiguiendo más y más adeptos a su práctica. ¿Sabes de cuál te hablamos? Pues, esta actividad conocida por muchos es… el yoga.

El yoga se ha convertido en una de las disciplinas más practicada en los últimos tiempos, debido a la popularidad que ha alcanzado, a pesar de que se ha conocido que su práctica hace ya muchísimos años en la India. En la actualidad, es común escuchar acerca de clases de yoga en gimnasios, parques, o cualquier espacio libre donde se pueda alcanzar el grado de meditación necesario.

No obstante, existen dudas acerca de qué abarca el yoga en su práctica, y por qué se dice que todos pueden practicarla. En este punto, hay que resaltar que esta actividad que algunos la ven solo como un hobbie o moda, otros la observan y sienten como un estilo de vida. Sus rutinas incluyen posturas especiales del cuerpo (también conocidas como asanas), que cumplen con la función de mejorar el estado físico; y técnicas de respiración y meditación, que se encargan de fortalecer la parte mental y espiritual del ser.

Más que una actividad física

Al sumergirse más en el mundo del yoga, resulta fácil darse cuenta que este no solo plantea un bienestar físico sino también una satisfacción interna que brinda una paz que, sin duda, influye de manera positiva en tu salud. Y ¿cómo se sabe esto? Bueno, porque la intención del yoga no es solo imitar sus posturas y ya.. ¡No, no, no! Eso sí que es un grave error. La idea de esta práctica es lograr realizar sus posturas, y más importante aún, lograr mantenerlas hasta conseguir esa conexión espiritual que te brinde una energía superior a la que te pudiese imaginar.

Dicho esto, es importante recalcar de nuevo que, sí, esto lo puede practicar cualquier persona que esté interesada en cosechar estos beneficios que han sido planteados. “El yoga es para todos”, es una de las frases que cualquier persona involucrada en este hábito puede expresar, y la verdad… no está mintiendo. En realidad, puede que el yoga lo hayas practicado en algún momento de tu vida y ni siquiera te diste cuenta, alguna postura, algún tipo de respiración, alguna forma de relajarte y encontrarte internamente contigo mismo; por ello, si estás deseoso de mejorar tu salud, perder peso, o liberarte de la ira, entre otras, no lo pienses más y súmate a este maravilloso mundo, donde todo es posible de lograr.

 

Autor: Ronald Tamayo