tEn el panorama académico, político y social ha surgido como tema de discusión la Tecnología. Los avances de la ciencia en medios digitales han permitido vincular al ser con su origen, logrando el uso de adelantos en la educación y otras disciplinas, no sean un hecho fortuito en esta época de evolución. Si la academia ha de responder a las exigencias de estas sociedades del siglo XXI, es necesario que toda esta influencia tecnológica desatada en la actualidad, invada de manera eficiente nuestras aulas y otras instancias de la cotidianidad.

Como parte de estos avances surgen las TIC (Tecnología, Información y Comunicación), infinitas herramientas, aplicaciones de estudio y trabajo para resolver diversos problemas, comunicación sincrónica y asincrónica, que permiten optimizar la información, además de brindar nuevas oportunidades de aprendizaje, que aumenten el grado de instrucción en la población. Haciendo referencia a la educación, gran parte de población estudiantil la constituyen nativos tecnológicos, lo que origina que -a través de estos canales- logren asimilar de manera instantánea el conocimiento y, por consiguiente, un mayor rendimiento en el aprendizaje.

Hoy en día vivimos en una sociedad cambiante -llamada Sociedad de la Información y la Comunicación- que demanda una nueva formación, postura y actitud, que de una u otra forma esté a la par de estas transformaciones. Los grandes cambios que caracterizan esencialmente a esta nueva sociedad son: “la generalización del uso de las tecnologías, las redes de comunicación, el rápido desenvolvimiento tecnológico, científico y la globalización de la información” (Márquez, 2000).

Mundialmente, muchas naciones están desarrollando programas que contribuyen a la evolución tecnológica. Entre ellos Costa Rica y México, que están a la vanguardia, continuando por Argentina, Brasil, Chile y Colombia; este último con el repunte más destacado en el crecimiento educativo y tecnológico.

Es importante resaltar una situación que afecta el uso adecuado de las TIC en tal evolución tecnológica: un fenómeno llamado “brecha digital”, originada por la diferencia existente entre sectores que tienen acceso a las herramientas de la información y aquellos que no. La brecha digital puede catalogarse como la carencia o diferencia de conocimientos en tecnología del migrante tecnológico, respecto al nativo, convirtiéndose en una limitante para los procesos educativos y comunicacionales, en un mundo globalizado donde los seres humanos manejan un sinfín de información. Lo que nos lleva a replantear la academia tal como hoy se presenta.

Es evidente que el educando no está exento de esta revolución tecnológica, pues esta lo obliga a ser participativo, crítico, creativo e investigador, mientras el docente, por su parte, debe estar en constante actualización, para disminuir ese fenómeno (brecha digital) que pueda existir entre ambos.

Autor:

Oswaldo Torrealba

 @Oswaldojoset