El arte es una de las expresiones más antiguas de la humanidad, se ha utilizado desde la prehistoria cuando el hombre de las cavernas se encargaba de realizar sus pinturas en las cuevas. Este nació gracias a la necesidad que tuvo el hombre para poder comunicarse y se define como cualquier actividad o producto realizado con una finalidad estética y comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones y la visión del mundo de quien lo realiza.

Con el paso del tiempo el arte ha evolucionado y con esto ha cambiado la manera que tenemos de consumirlo y apreciarlo, atrás quedaron los días en los que se iban a los grandes museos ubicados en las capitales del mundo como Nueva York, Paris, Roma, entre otros. Actualmente, el arte está siendo consumido de una manera particularmente moderna: a través del mundo web, el arte ha sido una de las últimas industrias creativas en dar el gran salto al universo digital y cada vez hay más personas que visita galerías de arte en línea.

Esta nueva modalidad que ofrecen las galerías virtuales ofrecen la posibilidad de poder observar grandes obras de diferentes artistas desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento, además de darle la oportunidad a los artistas de difundir sus obras de manera internacional y poder tener la oportunidad de venderlas online.

La gran posibilidad que da esta nueva modalidad de recorrer una exposición sin tener la necesidad de salir de casa es un nuevo acercamiento al futuro, una dinámica que revoluciona la experiencia artística. Si bien sabemos que nada es comparable a la sensación de ir a un gran museo y apreciar el arte de manera íntima y personal, esta nueva posibilidad es más accesible. La gran posibilidad de recorrer una exposición sin salir de la comodidad de tu hogar es una nueva gran dinámica en la experiencia artística.

Gracias al internet las galerías de arte existentes se han visto impulsadas a abrir blogs en incrementar sus visitas, debido a esto, las obras allí expuestas han logrado ser vistas por un público mucho más amplio alrededor del mundo. Con el paso del tiempo comenzaremos a ver muchas más personas en las galerías virtuales que en las del mundo físico, convirtiendo las paredes de la red en obras de arte permitiendo que cualquier persona con conexión a internet sea capaz de observar, ser crítico e incluso adquirir una de estas maravillas.