El clickbait constituye a una nueva forma de hacer publicidad a través de titulares o contenidos que puedan generar tráfico web o nuevas visitas a cierto canal de Youtube, tienda virtual, página o sitio, especialmente, destacándose por ser  aplicado por usuarios de youtube en gran dimensión.

Sin embargo, sucede muchas veces que el usuario al ingresar a dicho titular y leer el contenido plasmado allí puede encontrarse con información falsa y de mala calidad que en vez de mantenerlo o fijarlo como un consumidor potencial, lo desconecta totalmente.

Para un profesional en marketing, las técnicas y herramientas para hacer publicidad son innumerables, porque entienden principalmente la complejidad de lograr vinculaciones y conexiones con los clientes o futuros consumidores, empresa y/o producto.

El clickbait, por su parte, es una técnica que se aleja de ese propósito, ya que procura a través de contenido quimérico atraer a más personas a una red de mentiras y trampas. Increíblemente, pese a todo esto, el mundo se ha vuelto “clickbait”.

Ciertamente, es una herramienta utilizada por muchas personas y profesionales y hasta medios de comunicación, ya que se considera una práctica bastante astuta que arroja excelente resultados para quien haga de su uso. Prácticamente, es engañar a la mente ofreciéndole lo que desea y necesita a través de un titular llamativo pero quimérico, no apartándose precisamente de la mala reputación que se les puede otorgar por hacer uso de la misma para promocionar algún producto, marca o imagen.

Ejemplo de algunos de ellos, son las notas graciosas, de dudosa veracidad, videos de violencia o de bajo perfil, estos últimos, que muchas veces son omitidos pero que al filtrarse en la red y estar a la disposición de muchos, todos hacen y deshacen titulares y contenidos por doquier para ganar unos cuantos likes o seguidores.

Mairim Aliendres