Oriana Nuñez

Con la pasión y el encanto por los Stickers, WhatsApp revoluciona con sus increíbles y divertidísimas actualizaciones. El popular sistema de mensajería instantánea, utilizado por más de 1.500 millones de usuarios activos al mes en el mundo, mantiene su opción para utilizar pequeñas imágenes (o recortes fotográficos) con muchos colores y posibilidades creativas que los emojis, utilizados generalmente para expresar emociones, conceptos básicos, etiquetas y marcos mentales, no ofrecen. 

Sus tipos son infinitos, algunos mantienen su auge deportivo, otros suelen ser más caricaturescos, pero sus bases son siempre las mismas: entretener. Aun así su capacidad para la comunicación política, y su influencia en las ecuaciones básicas de la confianza y el consumo de contenidos (también políticos), toman el control de nuestra sociedad. Pero, ¿cuál es el verdadero impacto de los stickers en las decisiones y los ideales masivos? 

Los stickers cuentan con una característica singular que los diferencia en gran medida de los emojis, y es precisamente el hecho de que cualquiera pueda crearlos por medio de aplicaciones como Sticker Studio, que se sincroniza directamente con WhastApp y permite que sean incluidos en la bandeja personal de pegatinas de cada usuario. Esta posibilidad potencia la habilidad creativa y de originalidad al alcance de cualquier persona. 

Lo visual predomina en este renovado mundo digital, en el que resulta sencillo, rápido e incluso divertido crear y compartir un sticker, ya que al ser tomados de imágenes espontáneas pueden transmitir un sentimiento de manera más precisa que un emoji, un meme o incluso un GIF. En este sentido, si se persigue la eficacia en la comunicación, no puede ignorar el gran potencial que se evidencia en esta herramienta. Además, introduce un elemento lúdico innegable, con una alta capacidad de interacción con nuestra comunidad.

Propiciar la evolución de activistas digitales que desean movilizar a la sociedad, ya sea en pro de una causa, una idea o un candidato, es otra de sus funciones. Creativas y diferentes iniciativas como stickersargentina han potenciado su crecimiento, donde ya se encuentran diversos paquetes de pegatinas de personalidades públicas como Ricardo Fort, Guillermo Francella y Lionel Messi, entre otras tantas opciones; o los stickers de políticos ecuatorianos que desarrolló el usuario de Twitter @Badpons. Rostros conocidos como Hillary Clinton, Donald Trump o Bernie Sanders se unen, incluso sin saberlo, a esta tendencia, en el que todos desean finalmente adquirir un paquete diferente cada semana. 

La creatividad y el ingenio son promotores de esta divertida herramienta, una que es capaz de entretener y a su vez, de enseñar los finos y muy leves diseños que cada tipo de persona es capaz de lograr. Todos son artistas, y los Stickers lo recuerdan.