Durante los últimos años, se ha escuchado hablar mucho acerca de campañas que promueven el reciclaje, pero ¿Reciclar ciertos materiales, de verdad puede ser tan importante para el mundo?, esta es una pregunta que no todos pueden responder, pero que puede terminar sorprendiéndote y cambiando la forma de ver este proceso.

Actualmente, hay países que promueven el reciclaje, no solo como un acto para proteger el medio ambiente sino también como una forma de promover nuevas energías que sustituyan algunos procesos que son perjudiciales. En este sentido, el aprovechar los materiales reciclables para generar una energía más natural y menos dañina para el ambiente, también ayudará a reducir el uso de otras energías, y así propiciar un panorama más optimista para el futuro.

Existe un país conocido como el principal impulsor de esta práctica, ¿Lo conoces? Pues, esta zona tan innovadora y renovadora… es Suecia. Según datos oficiales, solo un 4% de toda la basura que se genera en esta región llega a los vertederos, el resto se divide en materiales que son reciclados o reutilizados y en residuos que son utilizados para generar energía por medio de un proceso conocido como: incineración. A partir de este procedimiento, se obtiene metano, que posteriormente, brinda una energía en forma de calor para la producción de agua caliente y electricidad, que cubren las necesidades de cientos de miles de hogares suecos. No conformes con esto, Suecia ya ha empezado a importar residuos de otros países europeos, ya que cuentan con la capacidad de producir mucha más energía y, literalmente, su basura no le alcanza. ¿Quién lo pensaría, no?

Por su parte, otro país que no se queda atrás en la modalidad de producir energía a partir del reciclaje es Noruega. Allí la basura no se ve como un estorbo, sino que por el contrario, los desechos son materiales que proporcionan una nueva alternativa al uso del carbón o la gasolina, entre otras. La manera de separar los residuos es sencilla, lo que puede ser reutilizado por un lado, y los desechos que servirán como productor de energía de otro. En este caso, los reportes afirman que, el organizar la basura en sus distintas divisiones, no solo sucede en puntos específicos o en sitios públicos, sino que inclusive en los hogares las familias se encargan de separar los materiales según sea necesario; mostrando un gran avance no solo energético sino también social.

Un asunto de todos
Es común observar el crecimiento de países que se han unido a esta modalidad, especialmente en Europa, y que sin duda marcarán un precedente para otros países que se unirán a esta causa en el futuro. Sin embargo, es necesario aclarar que esto no solo se puede lograr con la iniciativa de un gobierno, o con el apoyo económico del mismo. Esta novedosa forma de propiciar energía a partir de los residuos, tiene que iniciarse desde la conciencia de las personas, desde las escuelas, trabajos, y principalmente, desde el hogar. De nada servirá realizar campañas de reciclaje, si no se concientiza de manera más profunda a la sociedad. Hay que tomar como ejemplo a estos países, pero no solo por su innovadora producción de energía sino por su admirable progreso social. ¡Ya lo sabes! El reciclaje no solo reutiliza desechos y produce energías, también forma a mejores seres humanos.