En qué momento podemos comenzar a El hombre, como ser social, está sumergido en una organización o comunidad, debatiendo y enfrentándose a innumerables desafíos para cumplir con sus actividades. Las organizaciones tienen programas o métodos para alcanzar sus metas; es por ello que el éxito que puedan tener al alcanzar sus objetivos y satisfacer sus obligaciones sociales depende, en gran medida, del desempeño gerencial. En tal sentido, la gerencia es responsable del éxito o fracaso de una organización.

Es necesario retomar el concepto de gerencia, y en este sentido Ruiz (1992) argumenta que el mismo está ligado a las actividades de planificación, organización, dirección y control a objeto de utilizar sus recursos humanos, físicos y financieros en forma eficiente y efectiva con la finalidad de alcanzar los objetivos propuestos. Por su parte, Ducker (1996) señala que la gerencia constituye: “La acción de dirigir, regir y aplicar, uniendo técnicas, instrumentos para cumplir una función social” (p.70). Cabe destacar que en ambas definiciones no vinculan el espacio ni el afecto, como aristas claves para una gerencia exitosa en una organización.

La querencia hacia un lugar conlleva a sentimientos de identidad, apego al contexto; lo que hace posible valorarlos, generando en su entorno relaciones armónicas y productivas, por lo que resulta válido afirmar que las organizaciones apuntan a su éxito a través de la Topofilia. Según el Diccionario Enciclopédico Aula (1997), Topofilia es una palabra griega cuya estructura topo= “lugar” y philos= “amigo”, implica sentimientos de identidad que sociológicamente, una vez internalizados en el ser humano, promueven la tolerancia, el respeto, la solidaridad, entre sus semejantes; valores estos que dentro de una organización deben ser conducidos estratégicamente para alcanzar la productividad esperada.

Para Bachelard (1967) “El espacio llama a la acción, y antes de la acción la imaginación trabaja” (P.34). Una triangulación espacioacción-imaginación busca entender la relación del hombre con su mundo. El autor dimensiona un penetrante análisis al espacio, saturado de una profunda categoría poética, resalta la vinculación del humano con su entorno, considerándolo como un” Detonante de Proceso Reminiscencia”, donde conjuga la dialéctica -secreto/descubrimiento; dentro/fuera-, donde los microcosmos forman parte de la cotidianidad .

De otro modo, Tuan (2007): “El término Topofilia funde los conceptos <Sentimiento> y <Lugar>” (P.155), estableciendo un sentimiento de apego.

Rotula el autor una relación emotivaafectiva, un lazo existente entre el ser humano que se siente identificado con el espacio que lo rodea. Considera la Topofilia como esencia fundamental del desarrollo de lo humano y que puede ser trasladada a los ambientes en los que el hombre se desenvuelve.

Fomentar en el recurso humano de cualquier organización la Topofilia, conduce a sentimientos de arraigo que aseguran un trabajo de equipo en pro del logro de los objetivos trazados, al coadyuvar a la creatividad y el empoderamiento constructivo en quienes buscan retribuir al espacio los beneficios que este les ha proporcionado.

La Topofilia potencia la participación productiva, mueve a una relación recíproca de desarrollo personal y, a su vez, del lugar de trabajo y viceversa, haciendo de este un ciclo constante que redunda en beneficios para ambos, puesto que, si la organización es próspera, podrá proveer al hombre de mejores beneficios económicos y sociales, así como contribuir afanosamente a la preparación profesional de sus empleados, situación que, retroalimentada constantemente, favorece la relación hombre-organización, organización-hombre.

Las organizaciones de hoy deben estar claras en que la gente comprometida con su trabajo es aquella que se siente amiga o amigo de la empresa; por lo tanto hay que impulsar la Topofilia, para poder modelar organizaciones exitosas.

Autor:

Zulay Ruíz 

@layzuc